martes, 23 de diciembre de 2008

Siento estar desaparecida...

... pero es que comprarse una casa y reformarla estando embarazada de ocho meses es la peor idea del mundo... jejejejeje...
Ixone aún no ha nacido, aunque ya estamos en la recta final... ¡¡ya he superado la semana 38!! Todo sigue perfectamente, mi niña ya se ha dado la vuelta y, según el médico, está todo "ideal de la muerte". Espero dar señales de vida antes de que acabe el año y, sobre todo, antes de que nazca, pero por si me resulta imposible...
¡¡FELIZ NAVIDAD!!

lunes, 17 de noviembre de 2008

Movimientos.

Tengo que echar por tierra una leyenda urbana: eso de que a partir de la semana 31 los movimientos se sienten menos porque el niño es más grande y tiene menos sitio para moverse... va a ser que no. Eso, o mi hija es una futura acróbata del "Circo del Sol" con complejo de pollo asado (prometo explicarlo más adelante). Resulta que se ha vuelto a poner de culo, para fastidiar, pero al menos ahora sé que ese bulto sospechoso que tengo cada mañana sobre el ombligo es la cabeza y no el culo, que ya es un paso. La cuestión es que no para quieta... nunca; antes la notaba cuando estaba tumbada en el sofá en estado de relax... pero ahora es a todas horas: comiendo, en el metro, mientras escribo esto, en la cama, en la ducha, mientras me echo crema... Y me encanta, no creáis que no, pero claro, depende del tipo de patada, codazo o cabezazo que dé, acabo pegando un bote (por el susto y la impresión) y soy todo un espectáculo. Y es que tiene que resultar impactante ver a una embaraza sentada en el metro, con sonrisa boba y pegando saltitos... de foto, vamos.
Y ahora es cuando explico lo del pollo asado, para que no penséis que me he vuelto (más) loca. Tiene que darse la vuelta porque nacer de culo es muy chungo, y aunque yo se lo digo una y otra vez (el tocólogo me dijo que eso era un asunto entre madre e hija), creo que la pobre está despistada y se equivoca de rotación. Vamos, que en vez de girarse para poner los pies donde tiene la cabeza y viceversa... se gira como los pollos asados en el horno, sino no me explico los movimientos salvajes que siento, casi siempre en el mismo sitio, y que hacen que parezca que la piel de la tripa se va a partir en dos y va a asomarse y saludar. Y es que esta niña mía tiene alma de minero... ¡qué rica!

La nueva visita al tocólogo.

El viernes tuve eco y visita al tocólogo... me parto con ese hombre, en serio; yo quiero que esté él cuando me ponga de parto, que así entre alarido y alarido me hecho unas risas :)
La eco fue un poco desastrosa... desde mi punto de vista, claro. Me dijeron que estaba todo perfecto, que Ixone está bien de peso y tamaño para la edad gestacional (ya pesa más de 2 kilos... ¡¡no crezcas más que tienes que salir por un agujerito muy chiquitín!!), que tiene la vejiga llena (señal de que los riñones funcionan) y que va todo perfecto... pero yo no pude ver nada, porque mi criaturita decidió ponerse de espaldas y fue imposible verle la cara, o por lo menos el perfil... pero bueno, como sé que es una monada se lo perdono todo... excepto que está de culo, que ya le vale.
Y con el tocólogo... lo de siempre: cualquier cosa que me pase es normal (tener granitos rojos en la tripa, calambres que me paralizan en mitad de la calle, que una zona de la cabeza se me manche antes que la otra, que me hayan salido antenas verdes encima de las orejas...) y el remedio es "ajo y agua" (o lo que es lo mismo, a jod**** y aguantarse).
Por lo demás, todo sigue en orden. Yo sigo sin engordar (kilo y medio en todo el embarazo... eso es algún record, fijo), el primer intento de la curva de glucemia ha dado alto y me la tienen que repetir (¡qué raro!) pero en largo (4 horas en el hospital poniendo mis venas a disposición de enfermeras satánicas obsesionadas con mi sangre... qué bien).
Y aquí va una foto de mi pedazo de barriga con el ombligo despuntando (algún día tenía que pasar, era inevitable)... ¡ha cogido carrerilla y no para de crecer!).


martes, 11 de noviembre de 2008

La ropa de cuna.

Jamás hubiese imaginado que localizar la ropa de cuna iba a ser tan complicado, en serio. Después de descartar bastantes modelos (en parte porque no me gustaban, en parte porque parece que todo el mundo se ha vuelto loco al ponerles el precio), meterme en todas las tiendas imaginables y empezar a desesperarme, esta mañana he logrado mi objetivo... ¡¡Ixone ya tiene ropa de cuna!! Vale, todavía no tiene cuna... pero por algo había que empezar, ¿no?
El otro día, de manera casual, descubrí una tienda de cosas de bebé cerca de mi nueva casa y esta mañana he decidido ir a investigar... ¡y ha sido todo un descubrimiento! Sólo tenía dos puntos claros: que no quería nada rosa y que la habitación va a ser verde. Bueno, eso y que no quiero dejarme una pasta gansa, que tampoco es plan.
Y allí estaban el edredón y la chichonera mirándome desde lo alto de una balda, metidos en una bolsa de plástico y suplicándome que me los lleve a casa. El color me encanta (verde, naranja y blanco... bueno, crema muy suave), las jirafas me han parecido adorables y el precio de lo más razonable (todo el conjunto, cojín a juego incluído, no alcanza el valor de un edredón de Prénatal), así que no me ha costado demasiado decidirme.
De hecho, me he tirado a la piscina y he comprado una bolsa con cambiador a juego, así que ya tengo la bolsa para el hospital, el cambiador (que tengo intención de adaptar para usarlo en la habitación) y una bolsa para la silla cuando sea verano (más que nada porque no es impermeable).
Y es que basta que busques para no encontrar... y que sólo salgas de paseo para descubrir pequeños tesoros.

¿Será hipo?

Ya me he acostumbrado a las patadas (aunque la cara de tonta no me la quita nadie), pero últimamente siento unos golpecillos débiles y asombrosamete rítmicos que me tienen de lo más intrigada. He estado meditando sobre el tema y he llegado a dos posibles conclusiones:
a) mi hija tiene instinto minero y ha descubierto la manera de golpear todo el rato en el mismo sitio, como si tratase de atravesar la pared (también conocida como mi útero) y descubrir enormes vetas de oro y diamantes.
b) Ixone tiene hipo, cosa bastante probable si tiene algún tipo de carácter hereditario, porque yo tengo hipo cada dos por tres y me convierto en una especie de bocina andante.
Sea como sea, y visto que tampoco voy a tener manera humana de descubrir la razón real, me limitaré a poner la mano sobre la tripa cuando pasa eso a ver si así se calma (aunque por norma general consigo el efecto contrario) y se le pasa... o no, que me encanta sentir sus movimientos.

lunes, 27 de octubre de 2008

Mi tripa crece y crece.

Aquí va una foto del estado actual de mi tripa, aunque viéndome con manga corta cualquiera diría que estamos a finales de octubre en Bilbao.
¡Ah! Por si alguien se lo pregunta: todavía no se me ha salido el ombligo... ¡se está portando como un campeón!

¡Habemus sillita!

Ixone ya tiene sillita. No tiene cuna, ni cuarto, ni biberones... pero si me pongo de parto mañana mismo ya podría sacarla de paseo.
Fue todo bastante repentino, porque por aprovechar una oferta que había en "El Corte Inglés" fue ir, verla, decidir que me encantaba (y que gracias al descuento se quedaba en un precio un poco más razonable, porque es carísima) y comprarla.
Y es que más que una silla parece una nave espacial: chasis de aluminio (¡¡casi no pesa!!), una capacidad de giro sorprendente, una capazo de un tamaño más que aceptable y que está homologado para el coche, un maxi-cosi (complemento que odio a muerte) y futuro como silla... ¿qué más se puede pedir? Pues que sea naranja... jejejejejejeje...
Así que la compré y me fui más que feliz, pero con el miedo de que no cupiese en el coche (no soy tan bruta como para no tomar las medidas, pero estas cosas hay que probarlas para estar seguro). Y hace unos días llevé el coche al parking del corte y, después de pedir permiso y pitar como un millón de veces a causa de las alarmas, la bajé y comprobé que, efectivamente, sí cabía. Justo, pero cabe.
P.D. Aita, Carmen... ¡eskerrik asko por el regalo!

jueves, 9 de octubre de 2008

Mi pequeño alien.

Mi pequeña Ixone es muy rica, al menos a mí me lo parece... pero últimamente me da un poco de miedo. Las tiernas pataditas que antes me hacían sonreír como una idiota mientras me miraba la barriga han derivado en extraños movimientos que se pueden ver a simple vista y que hacen que sienta como si tuviese un alien en mi interior.
Yo le pongo la mano encima en plan amoroso, a lo que ella suele responder con una patada (voy a tener que enseñarle desde pequeñita a controlar sus impulsos) pero sin tener la menor idea de si lo que toco es su cabecita, los pies o el culo, la verdad. Que no me importa, porque es mi niña y cada centímetro de su cuerpo es un amor y me inspira ternura, pero teniendo en cuenta que en la última eco estaba hecha una pelota (tenía hasta los pies delante de la cara), te quedas con la duda de ser capaz de reconocer qué parte de su anatomía es la causante de que tu tripa parezca un trozo de carne con vida propia.

jueves, 25 de septiembre de 2008

El poder de una embarazada.

Yo ya sabía que estar embarazada te daba super poderes (¿acaso no lo es poder dormir 11 horas del tirón y seguir teniendo sueño?) y una cantidad ilimitada de privilegios (tener antojos a cualquier hora, poder decir que una comida que jamás has soportado te da ganas de vomitar y que no te obliguen a comértela, hacer que la vida de los que te rodean se limite a lugares con baño porque necesitas uno cada 15 minutos...)... pero desconocía la capacidad de persuasión que tenemos (y eso sin llorar, que con un par de lagrimitas puedes conseguir el mundo).
Ayer tuve que pasar por el ambulatorio para recoger el resultado de unos análisis y, para confirmar que soy un poco gafe, no había ningún médico disponible para darme el dichoso papelito. Pero entonces ataqué: me puse una mano en la tripa, la otra en la espalda, carita de puchero y solté la frase dilapidaria "podría volver mañana pero... ¿no pueden ayudarme?" ¡Voilá! (o como se escriba). Les faltó tiempo para revisar la consulta, localizar el papel, mandar un fax, solicitar una copia y preguntarte si quería agua al tiempo que yo estaba sentada en una esquinita, con el ventilador dándome en toda la cara y sintiéndome como la reina del mundo.
Y es que en circusntancias normales me hubiesen mandado a paseo, no lo dudo ni por un segundo, pero tener una diminuta vida dentro de ti creciendo sin parar le intimida a cualquiera. A ver si la semana que viene les pasa lo mismo a las azafatas y me dejan volar en primera... jejejeje...

miércoles, 24 de septiembre de 2008

La carita de mi niña.


Ayer me hice otra eco en 3D, seguramente la última (luego Ixone será tan grande que será casi imposible verla bien).
Después del soponcio inicial al ver su cara en la pantalla (y unas cuantas lagrimillas, para qué vamos a negarlo), se puso rebelde y no hubo manera de verla... era todo piernas, brazos, codos, manos... jejejeje... está claro que es muy vergonzosa.
El médico ya me dijo que en la vida había visto nada semejante ("¡pero si hasta tiene los pies delante de la cara!") y que lo de taparse la cara con las manos es algo bastante habitual en las niñas... aaaahhhh...
Y la consulta... bueno, si pudiera adoptaría a ese tocólogo. Es realmente encantador, te partes de risa con él (se dedicó a poner en la pantalla en letras verdes la palabra "niña" como un millón de veces cuando confirmó, de nuevo, que era niña), contesta a todas las preguntas (incluso se dedica a hacer adivinanzas... ¡¡estaba demasiado emocionada como para ponerme a pensar!!) y hasta hace el trabajo del tocólogo "oficial", el de la Seguridad Social.
Ya que no se dejaba ver, estuvo explicándonos cómo sabía que había empezado a tragar, nos enseñó una curva para ver si estaba bien de tamaño y estatura (¡¡justo en el centro!!) y nos dijo que iba todo muy bien. Mola.
Ahora sólo falta que crezca (mide unos 30 centímetros) y que engorde (¡¡casi ha llegado al kilo!!).

martes, 2 de septiembre de 2008

El poder de una mano.

Mi marido tiene poderes... a los que ya les he encontrado una valiosa misión, faltaría más: me van a ser de lo más útiles esas noches en las que Ixone se ponga a llorar como una bendita y no nos deje dormir.
Y es que con una sola malo hace que se calme. No es que me importe que de patadas, de hecho me encanta y me quedo como una idiota mirando mi propia tripa y sonriendo cada vez que veo que se levanta al tiempo que siento como ella la golpea... pero aún no he conseguido que él lo sienta y me da penita.
Cuando estoy tirada en el sofá y mi niña se pone guerrera, le pongo la mano para que la note... y es matemático, se para. Es como si tuviese super poderes o algo así. En cuanto la quita, vuelve a empezar. Así que supongo que tendré que esperar a cuando se convierta en futbolista de primera división (de momento está en la cantera) y dé las patadas tan fuertes que se marquen hasta los dedos de su piececitos.

La llamada no deseada.

Cada vez que suena el teléfono y veo un número desconocido me echo a temblar... y es que soy masoca y le pedí al tocólogo que me "adelantase" la analítica del segundo trimestre... curva de azúcar incluida. Qué bien, más pinchazos para la niña
Teniendo en cuenta que la primera me supuso 11 pinchazos para que el resultado fuese el correcto (¿¡por qué no se pudo ver con los dos primeros!?), me dan escalofríos sólo de pensar que tenga que volver a repetir la tortura de "te sacamos sangre cada hora". Porque yo lo valgo.
Y es que cada día estoy más convencida de que hay algún tipo de secta de vampiros adicta a mi sangre y que les lavan el cerebro a todos los médicos que se cruzan en mi camino, ordenándoles que me saquen litros y litros de sangre roja... ¡¡¡es míaaaaa!!!
Me da igual ser 0-... ¡¡soy super egocéntrica y no quiero compartirla!

miércoles, 20 de agosto de 2008

¡¡¡Va todo genial!!!

No iba yo muy animada al médico esta mañana porque viendo que hasta el momento todas las ecos de la Seguridad Social habían sido bastante desastrosas (médicos estúpidos que no te dejan ver la pantalla) no tenía grandes esperanzas... pero me he llevado una grata sorpresa.
El doctor ha sido encantador, al igual que la enfermera, y tenía la pantalla puesta de tal modo que he podido ver todo a la perfección. Ha estado un buen rato con nosotros explicándonos todo lo que se veía (¡¡hasta los órganos!! qué fuerte), diciéndonos que estaba todo perfecto, confirmando que es mi Ixone (¡¡sí!!) y aclarando todas nuestras dudas. Y es que así da gusto, la verdad.
Si tuviese que elegir un momento me quedaría con la vez que me ha empezado a dar patadas... ¡¡al tiempo que la veía dándomelas en la pantalla!! Y también ha sido una grandísima sorpresa que nos pusiesen su carita en tres dimensiones (aunque se hubiese visto bastante mejor si no llega a tener las dos manos delante... ¡¡esta niña es muy vergonzosa!!) y hemos podido ver perfectamente los labios y la nariz... ¡¡¡es preciosaaaaaa!!! (y no es sólo amor de madre... creo...).
Así que todo va genial, mi riesgo de parto prematuro es de 0´65% y mi dulce niñita ya mide 23 centímetros, pesa 354 gramos y está perfecta.
¡Qué ganas tengo de verla!

martes, 19 de agosto de 2008

Sueños.

Cada noche sueño contigo tratando de imaginar cómo será la primera vez que pueda abrazarte, la primera vez que vea tus preciosos ojos... la primera vez que sienta el contacto de tu suave piel. Nunca imaginé que pudiese querer tanto a alguien que ni tan siquiera ha nacido, pero sentir cómo creces dentro de mí, notar tus pataditas, saber cuándo duermes y lo que te gusta moverte cuando me tumbo en el sofá hacen que seas más real y que comprenda que ya eres mi niña. Me muero por verte la carita, por poder besarte, abrazarte y susurrarte al oído que yo siempre estaré ahí cuidándote, protegiéndote... y queriéndote.
Prometo que cada una de tus sonrisas será mi razón de vivir... y cada una de tus lágrimas un motivo para mejorar el mundo.
Te quiero Ixone. Desde el día que supe que existías. Por siempre jamás.

lunes, 18 de agosto de 2008

Damas y caballeros, les presento a...

¡¡mi tripa!!
Y es que es tan poco fotogénica como su dueña (osea yo) y, por muchas fotos que he intentado sacarle siempre sale mal o se esconde. Pero ayer, por fin, se dejó fotografiar (aunque yo creo que en vivo y en directo tengo más de lo que parece en la foto, pero bueno) en el "parque de las prohibiciones", quizá porque tanto cisne suelto y tanta señal de prohibición hizo que la cámara pasase desapercibida.
Sea como sea por fin ha quedado inmortalizada para la posteridad y, tal y como prometí, os la muestro. Es bonita... ¿eh?

miércoles, 13 de agosto de 2008

Mi matrona me da miedo.

El lunes tuve cita con la matrona y tengo que decir que me da un poco de miedito. Ya comenté en su momento que era una señora tipo Rotenmeyer (o como se escriba) y que tenía pinta de "si no haces las cosas a mi manera... verás"... pero es que el otro día me lo demostró.
Llevé la cartilla del embarazo (esa que va conmigo a todas partes metida en un plástico dentro del bolso) y la funda que tengo con todos las papeles que me han ido dando los médicos, ya sean resultados, radiografías... y ahí estaba la foto en 3D de mi Ixone... madre mía, pensé que me mataba...

- ¿Estás yendo a un médico privado? - la frase va acompañada de una mirada cruel mientras tamborilea los dedos sobre el escritorio, en plan bruja malvada de cuento -.
- No, sólo fui a hacerme la eco para saber si era niño o niña - el sudor empieza a caerme por la frente y calculo si sobreviviría si salto por la ventana para huir -.
- Ah... bueno...

Después de eso (yo seguía sudando) me pesó (he engordado un kilo, pero como aún no he llegado a lo que pesaba al principio no me echó la bronca), me tomó la tensión (que yo pensaba que iba a salir por las nubes porque todavía estaba asustada, pero estaba perfecta) y trató de oír el latido de mi niña... cosa bastante complicada que nos llevó unos 15 minutos y tener que acorralarla (yo apretaba la tripa por una lado y ella por el otro), pero al final pudimos escucharlo y está perfecto (ella me dijo que era rítmico y constante... aaaahhhhh...).
Me dio otra caja llena de cosas (ya tengo 5 pañales, 5 paquetes de toallitas, 3 chupetes y 3 tetinas), un par de datos para el tocólogo y nos mandó a casa.
La semana que viene tengo la eco de la semana 20 (aunque será la 21)... ¡ya os contaré!

lunes, 11 de agosto de 2008

Confirmado...

¡¡¡anoche me dio la primera patada!!! :)

domingo, 10 de agosto de 2008

¡¡Se mueve!!

... al menos eso creo...
Bueno, sé que se mueve desde el principio, pero creo que he empezado a notarla. El viernes tuve uno de esos días tontos en los que yo sola me monto la película y empiezo a emparanoiarme con que el embarazo es mentira (estoy loca, lo sé) porque leí en un libro que en la semana 18 empiezan a sentirse los movimientos del bebé y yo no noto nada (estoy casi en la 20)... pero esta mañana mi niña ha dado señales de vida.
No creo que se le pueda llamar patada, al menos no muy fuerte, pero siento como burbujitas que explotan dentro de la tripa... incluso me ha parecido notar un pequeño movimiento exterior... ¡¡qué emoción!!
Cierto es que sólo son perceptibles cuando estoy tumbada en la cama o tirada en el sofá, ¡pero algo es algo!
De todas maneras, como mañana tengo matrona, le pondré ojitos para que me deje oír el corazón de Ixone y quedarme tranquila.
Ya os contaré.

lunes, 4 de agosto de 2008

Mi mayor temor.

Supongo que si se hiciese una encuesta entre todas las embarazadas del mundo saldría que su mayor temor es el parto... pero como yo soy un poco rara (en el buen sentido, ¿eh?), tengo otro miedo que me mantiene despierta por las noches y que hoy, desgraciadamente, he verificado... ¡¡¡se me está saliendo el ombligo!!!
No sé cómo voy a superar esto.
Todavía no sobresale, quizá porque siempre lo he tenido bastante "metido", y aunque avanza hacia afuera no ha tenido tiempo de asomarse pero yo veo cómo va creciendo poco a poco, cómo el centro comienza a convertirse en un pequeño montículo y los lados se van estirando... ¡¡¡qué grimaaaaaaa!!!
No me quiero convertir en una de esas embarazadas con una tripa con botón que todo el mundo quiere apretar, ¡me da mal rollo!
Ombliguito mío... ¡deja de crecer!

domingo, 3 de agosto de 2008

Mi nervio ciático.

El nervio ciático es una de esas cosas que sabes que tienes porque lo pone en los libros de anatomía pero del que nunca habías tenido constancia... hasta que da guerra... y eso es lo que está haciendo ahora mismo, aunque ayer fue su día fuerte.
Supuestamente que se inflame o se pince es una de esas cosas que puede pasar cuando estás embarazada y para las que el remedio es "ajo y agua", sistema bastante doloroso pero por el que pasas "encantada" por el bien de la pequeña criaturita que tienes creciendo dentro de ti.
La cuestión es: ¿por qué pasa? Yo tengo una teoría: mi hija tiene complejo de Tarzán; ella hasta ahí dentro y, durante las 8 horas al día que pasa despierta se tiene que aburrir bastante porque no tiene nada que hacer aparte de crecer, así que cuando ve cuerdas (que para mi desgracia son mis músculos, nervios y tendones), se dedica a jugar con ellas, a hacer trenzas y a balancearse. Yo la perdono, el amor de madre puede con todo pero... ¡¡¡para ya que me mueroooooooo!!!
Porque lo peor de todo esto es que sentada es como más duele. Cuando estás malita (en plan gripe) te tiras en el sofá hecha una pelota y te hartas a ver la tele... te aburres como una ostra y te duele todo el cuerpo, pero al menos estás cómoda. Pero por culpa del dichoso nervio ciático la peor postura es estar sentada así que, o te dedicas a dar vueltas por el pasillo o te tumbas, lo que hace que cuando necesites levantarte te quieras morir porque el dolor es insoportable.
Así que aquí estoy, atada a la manta eléctrica (era escéptica, pero reconozco que funciona) y con el culo dormido de estar en el sofá... ¡¡¡es lo que tiene estar embarazadaaaaa!!!

miércoles, 30 de julio de 2008

La crema asquerosa.

Tengo una crema antiestrías para evitar que la tripa se me llene de surcos al crecer; hasta ahí todo normal... pero hay cosas que me desquician de ella:
* ¿Por qué huele así? Se supone que es de aceite de oliva, pero a mí me huele como a almendra. No es que sea un mal olor para un aperitivo... pero salgo a la calle con un complejo de fruto seco que no es ni medio normal.
* ¿Qué mente enferma saca al mercado una crema con semejante textura y color? Es verde moco y, por si eso no fuese suficiente, tiene como arenilla. Han intentado que salga a modo de spray, para disimularlo pero... (de ahí viene la siguiente duda existencial)...
* ¿A quién se le ocurre poner una crema de esas en spray?, ¿no se dan cuenta que en cuanto te pringues la mano al extenderla va a ser imposible volver a apretar el botón?, ¿y más cuando el bote tiene forma de cucurucho al revés y resbala que te mueres?
* ¿Por qué es tan cara? Porque manda leches con la cremita... más le vale ser tan buena como dicen que sino me voy a gastar los 2.500 euros del "cheque-bebé" (si es que existe) en mejunges inútiles.

Mi primera compra... ¡en Prénatal!

Creo que ya he comentado con anterioridad que desde que sé que es niña estoy arrasando en rebajas y ya tengo un pequeño ajuar para Ixone (incluidos unos calcetines ultra-mega-hiper pequeñísimos que he comprado hoy)... pero el otro día me enfrenté a mis miedos, volví a entrar en Prénatal y... ¡¡salí con una bolsa!! Bueno, eso y una tarjeta, un montón de catálogos y una "rueda del embarazo" de lo más útil.
No cambio de opinión sobre los precios (sigue pareciéndome una tienda carísima) y las preciosidades que tienen (ama, que sepas que ya he fichado una cuna...)... pero vi un buzo gordito de recién nacido y no pude resistirme. Aparte de ser una monada, y de lo más útil teniendo en cuenta que mi niña va a nacer en Bilbo en Navidad... ¡¡estaba rebajado al 70%!! Cosas así no se pueden dejar pasar, ¿no?
De modo que lo enganché (sólo quedaba uno), lo compré, lo traje a casa a casa y se lo enseñé a Antonio... jajajajajaja... su cara fue todo un poema: "no había visto nada así en toda mi vida". Es comprensible teniendo en cuenta que en Canarias la temperatura mínima son 15 grados (y pasa unas dos veces al año)... ooohhhhhhh...
Pero tras explicarle cómo se ataba, desmontarle los "zapatitos" y enseñarles que las mangas tienen guantes incorporados creo que quedó bastante convencido... ¡aunque algo me dice que vamos a tener que practicar para poder ponérselo y quitárselo con facilidad!

domingo, 27 de julio de 2008

La ecografía completa.

Aquí está el vídeo completo de la eco de mi niña... ¡¡es una ricuraaaaa!! Aunque reconozco que no soy demasiado objetiva... jejejejeje...

martes, 22 de julio de 2008

Prénatal: ¿se han vuelto todos locos?

Aprovechando las rebajas y sabiendo que mi ñajito es mi preciosa Ixone, la semana pasada inauguré la "ruta de rebajas". El objetivo era sencillo: comprar ropitas para mi niña, tarea nada sencilla si vives en Canarias y buscas ropa de recién nacido de invierno, pero así es más divertido.
Después de patearme todo lo que se me puso delante (Zara, Bennetton, Charanga, C&A...) decidí entrar en Prénatal, cosa que siempre había querido hacer (porque eso significaría que estoy embarazada).
Sabía que era cara (me lo habían dicho) pero confiaba en que, siendo rebajas, tuviese unos precios medianamente asequibles pero... ¿¿¿¡¡¡¡se han vuelto todos locos!!!!???
Hay que decir que la sección de recién nacido es, simple y sencillamente, preciosa. Creo que sería capaz de comprar todos y cada uno de los modelitos... y de alguno incluso dos, en diferentes tallas... ¡¡¡pero no bajan de 35 euros!!!
Reconozco que todo lo que he comprado hasta ahora ha sido rebajado y que eso me ha hecho acostumbrarme a precios que oscilan los 10 euros (como mucho), pero es que me parece un poco estafa, la verdad... y más si tenemos en cuenta que son ropitas que voy a usar durante un mes, a lo sumo, osea que tampoco me queda el consuelo de "me lo pondré mucho, para que salga rentable".
Así que desde aquí hago un llamamiento a todos los familiares, amigos y seres desinteresados (y a los que adoraré) que quieran regalarle algo a Ixone y no sepan por qué decidirse: ¡¡¡un vale para Prénatal!!! O cualquier ropa de la nueva colección :)

lunes, 14 de julio de 2008

Sin comentarios.

Esta es Ixone, mi niña.
Creo que el vídeo lo dice todo.

video

sábado, 12 de julio de 2008

Estoy sana... ¡¡como una manzana!!

El otro día tuve consulta con el tocólogo (y esta fue de verdad de la buena, nada de ir por paranoias) y me llevé la agradable sorpresa de saber que, no sólo ya tenía el resultado de la curva de glucemia sino que... ¡¡¡está todo perfecto!!! Un subidón, la verdad, porque después de que tuviesen que repetírmela al dar un resultado raro y de sufrir un jamacuco que me tuvo tirada en una camilla del hospital más de una hora, está genial saber que al menos mi cuerpo no se ha vuelto loco y sigue sabiendo tolerar el azúcar, lo que es muy bueno para mi ñajito (y para mí, que dar a luz a un niño tan grande como un trolebús no tiene que ser demasiado divertido...). Y puestos a dar buenas noticias... ¡¡he adelgazado más de 2´5 kilos!!, ¡¡¡cómo mola!!! Y es que no creo que haya muchas embarazadas en el mundo que quieran engordar 10 kilos, pero yo ya tengo bastantes "reservas" de manera natural y lo que menos necesito es ponerme como un zeppelin. Si a eso le sumamos que la tensión estaba perfecta y que no tengo los tobillos hinchados, tema del que hablaré en el siguiente párrafo, mi médico quedó encantado con el resultado (¡y yo!) y me dijo que siga así :)
* El tema de los tobillos *
Aviso para todas las embarazadas del mundo: id al tocólogo depiladas porque te miran las piernas a traición. Tras pedirte que te tumbes en la camilla y sobarte toda la tripa, ¡¡¡mete la mano debajo de los calcetines!!! Claro, no te lo esperas, pero en cuanto entiendes lo que está haciendo te vienen a la cabeza los pelos que tienes como escarpias en las piernas... qué horror.
Dicho esto, me despido hasta el lunes (o martes)... ¡¡¡día en el que podré decirle al mundo si es niño o niñaaaaaa!!!
Que sea niña, que sea niña, que sea niña... ¡¡no me gusta ningún nombre de niñooo!!

sábado, 5 de julio de 2008

Un (diminuto) voto de confianza.

El jueves pasé a engrosar la lista de "embarazadas histéricas" de mi tocólogo. Tengo cita con él la semana que viene pero pasé antes porque la tripa me daba unos tirones y unos calambrazos que me tenían bastante preocupada, la verdad. Teniendo en cuenta lo extraño que es iba mentalizada a que me mandase a mi casa y me dijese que le dejase tranquilo, pero nada más lejos de la realidad. Me habló de los resultados de las analíticas (que por fin habían llegado... ¡¡y me los hicieron en mayo!!... por cierto, está todo muy bien), me sobó la tripa todo lo que quiso y más (él también tiene la capacidad de apretar donde duele), me explicó que esos dolores que me preocupaban son musculares y que son la cosa más normal de mundo y, lo mejor de todo, me dijo textualmente "te voy a dejar oír su corazón, para que te vayas contenta a casa"... ¡¡¡síííí!!!
Por un momento me alteré ligeramente porque no se escuchaba nada pero me explicó que era porque todavía está muy abajo y, rebuscando un poquito más, ahí estaba la señal de vida mi ñajito, el latido desbocado de su diminuto corazón. Nos dejó escucharlo (incluso le preguntó a mi marido si lo oía) un rato y, cuando vio que me había quedado tranquila, nos mandó a casa.
Así que se ha ganado un par de puntos a favor. Porque yo soy la primera en despotricar (ya lo habréis notado) cuando hacen las cosas mal... pero también lo digo si las hacen bien.

miércoles, 25 de junio de 2008

Nuevamente... yo flipo.

¿Por qué un título así? Porque he tenido consulta con el tocólogo (y ecografía) y, una vez más, he salido tan cabreado que hubiese sido capaz de comerme a alguien.
El personaje (porque no se merece ni el calificativo de médico) que me ha hecho la ecografía no me ha explicado nada (de hecho, se negaba a contestar a mis preguntas porque, según él, eso era "trabajo del tocólogo"), prácticamente no me ha dejado ver la pantalla (tema del que hablaré más adelante) y se ha enfadado conmigo porque ELLOS lo están haciendo mal (yo intento enterarme de todo y ellos se empeñan en no contarme nada... y cuando digo ellos me refiero a los médicos).
Y luego está el tema de pantalla... ¿tanto les cuesta enseñarla?, ¿acaso se desgasta? Quizá para ellos sólo es una ecografía más, pero no creo que sea tan difícil entender que para las madres es algo especial y que no se repite muy a menudo. Yo paso por todas las pruebas, me sacan toda la sangre que quieren, tomo pastillas, bebo zumos de cosas verdes... ¡¡¡sólo pido poder ver (y oír, que ni eso me han dejado) a mi ñajito cada dos meses!!! Y es que hasta agosto nada de nada. Y me cabrea. Y me indigna.
Y es que en días así entiendo por qué la gran mayoría de las embarazadas recurren a la sanidad privada... ¡¡ahí por lo menos te dejan ver a tu bebé más de 15 segundos!!
Por cierto... aquí está de nuevo mi ñajito :)

jueves, 19 de junio de 2008

¡¡¡Tengo tripaaaaa!!!

Por fin puedo decir alto y claro que... ¡¡¡tengo tripaaaa!!! Ya sé que dentro de un par de meses estaré hasta las narices de ella y que desearé estar plana como una tabla de planchar, pero de momento mola. La gente ya no me mira con cara de "si tú lo dices..." cuando digo que estoy embarazada... ¡y he podido estrenar el peto que me compré!
Pero lo más desconcertante de todo (aparte de que empiezo a creerme que estoy embarazada) es que el otro día... me la tocaron.
Siempre me ha resultado curiosa la fijación que tiene la gente por las barrigas de las embarazadas y, aunque me juré que yo jamás lo haría, no pude evitar tocársela a mi amiga Ainhoa cuando la vi (estaba de 4 meses)... pero jamás imaginé que me pasaría a mí... ¡y me ha pasado! Es muy fuerte.
Y es que eso de que una parte de tu cuerpo pase a ser de propiedad pública resulta desconcertante; si a alguien le da por "meterte mano" en circunstancias normales le puedes pegar una patada en la espinilla, pero ahora no, ahora tienes que sonreír y aguantarte... aunque la verdad es que me encanta... jejejeje...
Prometo poner alguna foto :)

domingo, 15 de junio de 2008

Yo flipo.

El día que salga de la consulta del tocólogo sin decir "yo flipo" y tirarme 10 minutos despotricando, montaré una fiesta para celebrarlo.
La última visita ha sido... cómo llamarla... ¿improductiva?, ¿absurda? Todo se queda corto.
Supuestamente me iba a dar el resulta del análisis de sangre completo que me hicieron (y puedo dar fe de que sacaron suficiente sangre como para decir de qué murieron mis antepasados) y explicarme por qué me habían repetido esa misma mañana la curva de azúcar (también conocida como curva de glucemia, para que una que yo me sé no se altere)... bueno, pues todo lo que había recibido el médico era un papel en el que ponía ¡¡¡que mi grupo sanguíneo es 0 negativo!! oooooohhhhhhhh... ¡¡qué gran descubrimiento!! Eso lo sé yo desde que tengo uso de razón, de hecho ya se lo había dicho en mi primera visita.
Así que nos tiramos media hora en la sala de espera para que me hiciese cosquillas en la tripa y me dijese eso... ¿me están vacilando?, ¿hay una cámara oculta en alguna parte? Hay que reconocer que él estaba tan flipado como yo con los "resultados" que le habían mandado, pero me da igual.
¿Qué va ser lo próximo?, ¿descubrir que tengo la sangre roja? ¡¡¡¡Aaaaahhhhhhhhhh!!!!

domingo, 8 de junio de 2008

¡¡Por fin tengo matrona!!

El jueves, por fin, tuve mi primera consulta con la matrona. No fue una experiencia tan traumática como me temía porque ni me echó la bronca por seguir usando vaqueros, ni se "enfadó" por ir tan tarde a la primera visita (de hecho, le pareció que estaba haciéndolo todo muy rápido).
Lo único que sí me dejó bastante desconcertada fue el tema de la fecha prevista para el parto... y es que según ella es como en la semana 44... ¡¡¡¡aaaaaahhhhhhhh!!!! Le dije que a mí me salía otra fecha, pero me miró con cara de "aquí mando yo" y no hubo manera de convencerla de que algo no cuadraba... y es que resulta bastante agradable, pero tiene pinta de ser de la generación de "o haces las cosas como yo digo, o te parto las piernas".
Sea como sea, por fin tengo cartilla, historia clínica... ¡¡¡y canastilla!!! Llena de revistas, propaganda, una botella de agua (¿eh?), toallitas para el culo (cuando trabajaba con críos, tenía un compañero que me decía que yo olía a toallitas de bebé... ¡supongo que volverá a pasar lo mismo!...)... ¡¡y un pañal ultra diminuto!! Que absorbe "caquitas blandas"... ¡pues qué bien!

lunes, 2 de junio de 2008

Su primera foto.


Os presento a mi dulce ñajito, con sus increíbles 2`29 centímetros de longitud (de la cabeza al trasero, por lo que he podido interpretar).
Sé que sólo el amor de madre (o de padre) permite interpretar este tipo de fotos, pero no he podido resistirme a ponerla aquí y que todos la veáis.
La ecografía ha sido a traición (yo he ido toda feliz pensando que eran de las que se hacen por encima de la tripa y... ¡¡sorpresa!!) y me hubiese encantado ver durante algo más de tiempo la pantalla (aunque al menos la ha visto mi marido... ¡¡y dice que hasta se le veían los bracitos!!), pero la verdad es que la impresión de escuchar un corazón (que más bien parece un caballo desbocado) y ser consciente de que tienes una diminuta vida dentro de ti es tan apabullante, que aunque hubiese tenido la imagen delante de mi durante horas no me hubiese resultado más real.
Así que sí, por si había alguna duda... ¡¡¡voy a ser mamá!!!

** Por cierto, por si tratáis de ver algo: la foto está "sacada" de frente.**

viernes, 30 de mayo de 2008

Efectos secundarios desconocidos.

Esto de estar embarazada mola pero... ¿por qué nadie habla de los efectos secundarios? Yo había oído lo de los vómitos, náuseas y mareos y, aunque lógicamente estoy encantada de no padecerlos (aunque el otro día en el bus casi me da algo), nunca había escuchado a nadie decir que te sientes como si no te apeteciese hacer nada, con un sueño salvaje y que te cansas con todo... ¡¡¡qué pasada!!! Creo que sería capaz de quedarme dormida de pie, en mitad de un terremoto y con una sirena de los bomberos en la oreja, en serio. Y eso sin contar las veces que "hago algo" (que puede ser barrer el pasilo... ¡¡¡qué gran esfuerzo!!!) y necesito 100 veces más de tiempo que en condiciones normales, sin contar que luego me tengo que sentar durante un cuarto de hora para recuperarme del esfuerzo.
Y es que este ñajito mío me está convirtiendo en un oso perezoso...

viernes, 23 de mayo de 2008

La frustrante visita al tocólogo.

El otro día, finalmente, fui al tocólogo... ¡¡y me echó la bronca!! Yo alucino, de verdad. Estaba indignado porque a estas alturas (la octava semana) no tuviese matrona ni me hubiese visto nadie hasta ese momento... ¿y qué quiere que haga yo? Menos mal que por lo menos me decidí y fui "antes de tiempo", porque sino lo mismo me denuncia por mala madre.
Lo cierto es que no me explicó demasiadas cosas, de hecho se negó en redondo a darme la cartilla de maternidad (que es un simple trozo de cartón, tampoco le costaba tanto, ¿no?), pero al menos ya saben que mi ñajito (o ñajitos) y yo existimos, que es un paso.
Así que seguiré esperando a tener matrona (hasta el 5 de junio nada), ¡¡a ver si por fin me dan la canastilla esa de la que tanto he oído hablar!!
Pero me sigue indignando la actitud de "tienes que saber de todo, aunque nunca hayas estado embarazada". El señor este (que rondará los 800 años, más o menos... y si a eso le sumamos que la enfermera era de su quinta, era como estar en una consulta del pleistoceno) me miraba como si me hubiese vuelto loca cada vez que le hacía una pregunta... ¿tan raro es tener dudas?... ¡¡¡ni que fuese mi octava embarazo!!!

viernes, 16 de mayo de 2008

Sigo sin matrona...

Pongo un circo y me crecen los enanos, en serio.
Esta mañana he ido al médico de cabecera que, a su vez, me ha derivado a la matrona... o por lo menos lo ha intentado, porque no ha podido ser. Resulta que hoy era el último día que pasaba consulta (cuando me he enterado ya se había ido) porque se va de vacaciones hasta el día 2 junio... ¡¡¡y no han puesto otra matrona!! Han decidido que "como es poco tiempo" (a mi casi tres semanas me parece bastante, pero bueno), no van a traer a una sustituta... así que sigo sin matrona.
Por lo menos me han dado cita con el tocólogo, lo que ya es un paso porque al menos es la semana que viene y podré hacerle como un millón de preguntas.
¿Conseguiré algún día una matrona?

jueves, 15 de mayo de 2008

¿Mi primer antojo?

No sé si es un antojo o qué, pero siento una especie de obsesión por los pepinillos y las aceitunas que no es ni medio normal.
Estaba en el super comprando jamón cocido (que, por cierto, he pedido 300 gramos y me han puesto 430... yo alucino...) y juro por dios que me ha venido olor a pepinillo... ya sé que están metidos en botes y latas herméticas y que es imposible, pero un escalofrío me ha recorrido la espalda y he empezado a salivar en plan salvaje.
Casualidades de la vida, estaban justo a mi espalda... ¡¡y había millones!! He estado tentada de salir corriendo y abalanzarme sobre ellos, pero he pensado que a la chica que me estaba atendiendo no le hubiese parecido demasiado educado, así que me he limitado a mandarles pensamientos cariñosos ("esperadme chiquitines, ahora voy a por vosotros"), mirarlos atentamente desde el mostrador de la charcutería (no vaya a ser que algún ser cruel venga y se los lleve todos) y concentrarme en un plan de ataque... o lo que es lo mismo, decidir cómo vaciar la balda sin que la gente piense que me he vuelto loca.
Finalmente "sólo" he comprado aceitunas, porque no tenía carrito y no puedo coger mucho peso... y aquí estoy, escribiendo esto mientras me las como... bueno, eso y manchando la mesa del ordenador con las gotitas que se caen en el trayecto que va desde el bote hasta mi boca.
Pero todo este lío empieza a preocuparme porque... ¿y si de tanto comer pepinillos y aceitunas, mi cuerpo piensa que es una indirecta y me hace un niño? (supongo que entendéis por qué lo digo...)... yo quiero niña (más que nada porque sé que nombre de niña quiero ponerle desde que tengo 8 años y no se me ocurre ninguno de niño que me guste)... aunque claro, pensándolo fríamente, peor sería que me salga una niña con un lunar en forma de pepinillo entre ceja y ceja... creo que esto va a ser el principio de un trauma.

lunes, 12 de mayo de 2008

La decisión.

Al final me he decidido y, aunque en teoría debería esperar hasta la ecografía, voy a pedir cita con la matrona porque... ¿con qué cara me va a mirar si aparezco embarazada de casi dos meses? Es capaz de ponerme una multa por mala madre, o algo así.
Y es que me cabrea la situación... ¿qué se supone que debo hacer? Nadie me dice nada (me refiero a los médicos, porque el resto del mundo me da todo tipo de consejos y sugerencias, cada cual más disparatada) y estoy de los nervios porque no sé si que me duela la tripa es normal, si el jamón cocido se considera embutido y por lo tanto no se puede comer o si tengo que hacer o dejar de hacer algo... ¡¡¡necesito información!!
Sí, vale, hay cosas lógicas (no correr una maratón, ni ponerte a mover muebles a las cinco de la mañana, ni empapuzarte a comer), pero seguro que hay otras tantas que no lo son tanto y de las que yo no tengo ni idea.
¡¡¡Quiero acosar a una matrona!!!, ¡¡¡quiero poder acribillarla a preguntas!!!, ¡¡¡quiero ganarme el título de "la embarazada más desquiciada de la isla!!!
¡¡¡¡¡¡Jolinnnnnnnnn!!!!!!!

viernes, 9 de mayo de 2008

El alien que hay en mí.

Es mi ñajito, mi chiquitín, le quiero a pesar de no medir ni 3 centímetros pero... ¿¿¿por qué me tortura??? Me siento como si estuviese jugando a saltar a la comba con los tendones y los músculos de dentro de mi barriga... y si por lo menos ya tuviese tripa y me pudiese comprar ropa de premamá (el día que me compre un peto de embarazada seré feliz), al menos los retortijones salvajes que me dejan cada noche sin dormir y que hacen que me sienta como si estuviese poseída por el demonio serían algo más llevaderos.
Quiero saber si todo va bien.
Quiero saber si es normal que me duela la tripa.
Quiero oír latir su corazoncito para no sentirme tan idiota cuando hablo a mi barriga.
Quiero tener una matrona a la que acribillar a preguntas.
¡¡¡Quiero que llegue el 2 de junio!!!

domingo, 4 de mayo de 2008

Mi amiga la infusión.

Siempre he pensado que las comidas verdes son para las vacas, las cabras y los conejos, pero desde que tengo un ñajito dentro algo en mí ha cambiado y ya no me da repelús pasar por la frutería (aunque sigo diciendo que las acelgas son tóxicas para los humanos), acercarme a las verduras e, incluso, ¡comprar alguna! Tengo arrebatos vegetarianos que me llevan a comer pepinillos, probar ensaladas con canónigos y querer hacer crema de calabaza aunque en mi vida la he probado... supongo que son los efectos secundarios de estar embarazada.
Pero lo peor de esto (aparte de tener que aguantar la coña de los familiares por mis nuevos hábitos alimenticios) es que estoy siendo castigada por el maquiavélico espíritu de las hortalizas y tengo unos retortijones que no son mi medio normales por culpa de los dichosos gases (aunque yo más bien los defino como "la manada de ñúes cabreados que tengo dentro de la tripa"), que son causados porque las verduras son indigestas... ¡toma ya! Toda una vida aguantando sermones sobre que comer cosas verdes es bueno (y necesario) para el cuerpo... ¡¡y resulta que son de lo más indigestas!! Claro, eso no te lo dicen, ¿verdad?
Así que, desesperada como estaba por los dolores nocturnos (que no se los deseo ni a mi peor enemigo, en serio), decidí dar un paso más hacia el mundo para mí inexplorado de las cosas verdes y comprar un infusión digestiva (yo, comprando infusiones... que sólo de oler el té o la manzanilla me pongo amarilla y me entran ganas de vomitar... algo en mí ha cambiado, está claro).
Traje a casa una cajita llena de bolsitas de papel malolientes, que a su vez estaban llenas de diminutas hojitas de diferentes tonos de verde pus y marrón caca de niño... y me la tome anoche. Tengo que reconocer que no estaba tan mala como yo pensaba (aunque según mi marido es porque utilicé como 3 veces más del agua necesaria para hacer la infusión), aunque cabe la posibilidad de que no sea objetiva ya que es como cuando estás malo y el médico te manda un jarabe que sabe a patata podrida, pero como hace que te sientas mejor te parece que no está tan malo... sea como sea, ¡¡¡esta noche he dormido como los ángeles!!! Nada de animales salvajes dándome una paliza por dentro ni de dar mil vueltas para encontrar postura... ¡¡8 horas del tirón!!
Así que si alguna embarazada lee esto y no sabe qué hacer para acabar con su sufrimiento... ¡¡las infusiones (digestivas) funcionan!!

sábado, 3 de mayo de 2008

¡¡¡Estoy embarazada!!!

Vale, lo sé, no es la frase más original para comenzar este blog pero para qué nos vamos a engañar... ¡¡es la verdad!! Y es que, aunque no termino de asumirlo demasiado (toda una vida pensando que sería imposible hace mella), los dolores de tripa, las casi translúcidas rayitas del predictor (desventajas de hacer la prueba demasiado pronto) y los paquetitos rositas rellenos de compresas que me miran con cara de "ya no nos quieres" desde el armario del baño están haciendo que empiece a creérmelo.
Lo descubrí el día de mi cumpleaños (menudo regalo), casi a las 12 de la noche, mientras mi marido entraba en shock apoyado contra el marco de la puerta del dormitorio, mi madre se quedaba pálida y no paraba de mirarme mientras yo me balanceaba sobre mi misma sentada en el sofá y notando cómo se me llenaban los ojos de lágrimas y con el corazón a punto de salírseme del pecho.
Ha pasado algo más de una semana de eso y según lo que dicen las páginas de Internet sobre embarazos que he visitado (y han sido unas cuantas) y alguna que otra revista, estoy de algo más de 5 semanas (5 semanas y 3 días, más exactamente)... ¡¡qué fuerte!!
Ahora toca esperar mi primera ecografía para ver si todo va bien... ¡¡y averiguar cuantos ñajitos tengo!! Porque sí, puede ser más de uno... ¡¡¡¡aaaahhhhhhh!!!!
He creado este blog porque creo que todas las embarazadas del mundo estamos deseando ponernos a pegar alaridos en mitad de la calle para que todo el mundo se entere (por mucho que la gente te diga que esperes a los 3 meses... ¿de verdad alguien puede guardar el secreto tanto tiempo?) y porque, en el poco tiempo que llevo embarazada he descubierto muchas más cosas de las que me gustarían sobre los "efectos secuandarios" de estarlo, tales como tener que ir al baño cada 15 minutos (y no es broma) y despertarme cada noche a la 1 de la madrugada deseando que un monstruo venga y me devore el cuerpo de ombligo para abajo... ¡¡¡qué dolor!!!
Pero sea como sea, y por mucho que moleste, es lo mejor que me ha pasado en la vida...
¡¡¡¡voy a ser amatxu!!!!